Dentistas para niños en Madrid

Dentistas para niños hablan sobre el bruxismo infantil

El bruxismo se conoce popularmente como “rechinar de los dientes” y se trata de un hábito inconsciente en el que apretamos la mandíbula y movemos hacia atrás y hacia delante los dientes superiores contra los inferiores. Esta parafunción mandibular no solo la padece una gran parte de la población adulta; de hecho, es incluso más común en la infancia y por eso los dentistas para niños en Madrid, Santander, Zaragoza, etc. recalcan la importancia de tratar a tiempo el bruxismo infantil.

Cerca de 8 de cada 10 niños han experimentado algunos de los síntomas del bruxismo. Dentistas en Argüelles explican que el mayor número de casos de bruxismo infantil que encuentran en sus consultas se producen en pequeños con edades comprendidas entre los 4 y los 10 años y las consecuencias que este hábito puede tener en la etapa adulta no solo afectan a la salud dental, también a la salud en general.

El bruxismo infantil puede ser parte de un proceso natural en la dentición del pequeño, llegando incluso a favorecer la formación de los músculos y huesos del rostro; en este caso, lo normal es que disminuya y acabe por desaparecer cuando el niño tenga los incisivos y muelas permanentes. El problema es cuando las causas de este hábito no son fisiológicas y persisten en el tiempo.

Y es que los niños, como los adultos, también se ven afectados por períodos de estrés originados por cambios en su rutina, situaciones de tensión, alteraciones del sueño, etc. Muchos liberan por la noche, mientras duermen, los nervios acumulados durante el día apretando la mandíbula y rechinando los dientes.

Cuando esta acción se produce de manera continuada se da una erosión del esmalte de las piezas dentales del pequeño, lo que puede favorecer la aparición de enfermedades en las encías e incluso podría provocar la pérdida de alguna de las piezas. Si bien no parece tan grave que este tipo de lesiones se den en los dientes de leche, los dentistas para niños señalan que es esencial acabar con este hábito antes de aparezcan los dientes permanentes, ya que en ese caso podría provocar graves problemas para la salud bucodental y general en la etapa adulta.

Lo mejor es que si los padres observan algún indicio de que su hijo padece bruxismo infantil acudan a su odontopediatra de inmediato para determinar las causas de esta situación y ponerle solución lo antes posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*